miércoles, 20 de diciembre de 2017

EL TURISMO Y LA CULTURA

El Turismo y La Cultura.                                                       

Un punto de partida fundamental para la construcción de lo que llamamos turismo cultural, es el hecho que la cultura, independientemente de cómo se interprete, es anterior a las estructuras económicas o políticas.
La incorporación del tema cultural no como factor o área específica de la vida social dedicada exclusivamente a los asuntos patrimoniales o artísticos, sino constitutivo del ser, del devenir histórico de los pueblos debe, en principio asumirse como asunto de interés público y político que haga del recurso cultural un catalizador de los procesos de desarrollo.



Turismo y cultura son interdependientes, lo cual reclama una ubicación equilibrada en la cual el turismo no sea percibido como la panacea a los problemas del subdesarrollo y tampoco como amenaza destructora que pone en peligro el patrimonio y la identidad de los pueblos.
La cultura es el contexto general en que se desarrolla la actividad turística, en cualquier clase de turismo que se realiza siempre hay un tipo de contacto con la cultura receptora, contacto que se incrementa a medida que el patrimonio, las costumbres y las actividades de las comunidades rurales y urbanas se asumen como recurso para el despliegue de actividades turísticas.

La cultura otorga entonces, un valor agregado al producto turístico y lo convierte en una industria cultural en la cual libros, revistas, espectáculos de luz y sonido, videos reinventan los paisajes culturales.
Lo anterior, hace que la cultura, los bienes muebles e inmuebles, usos y costumbres, gastronomía, ritos y la vida cotidiana, se perfilan como activos que pueden contribuir al desarrollo socioeconómico de comunidades, empresas o individuos; esto aporta elementos para la distinción que se hace de la cultura como un medio (recurso para mejorar las condiciones de vida) pero también como un fin en sí mismo, en el sentido que los actos humanos nos identifican, nos otorgan sentido tanto individual como colectivo.

En ese sentido, las políticas públicas, en especial, las culturales, medio ambientales y de ordenamiento territorial juegan un papel crucial  como  elementos reguladores frente a la organización turística del espacio que tiende a transformar el significado y uso social de los lugares.
Uruguay tiene que realizar importantes esfuerzos conceptuales para extrapolar los criterios de sostenibilidad ambiental a la sostenibilidad cultural apelando a valores equivalentes en ambas estrategias de desarrollo.

En un segundo momento subrayó la naturaleza de los bienes culturales, en especial  los de carácter inmaterial para evidenciar esos valores potenciales que pueden ser asumidos como activos productivos para el desarrollo del turismo cultural; de tal suerte que, podamos identificar algunos componentes para desarrollar el capital cultural de nuestro Uruguay que presenta diferentes niveles de desarrollo que es necesario considerar y matizar a la hora de definir líneas de cooperación  en estos temas.
El punto de partida conceptual es importante para respondernos a la pregunta de que estamos hablando cuando hablamos de turismo cultural y central para ubicar la naturaleza de las políticas, estrategias de desarrollo y papel de la cooperación internacional.

Cultura
El concepto de cultura del cual partimos es aquel que asume lo cultural como el proceso histórico de la constante interrelación de los individuos y comunidades consigo mismo y su entorno. Estas interrelaciones expresan una sociedad concreta, su sistema de valores, estructuras sociales, producción de la vida material y simbólica.

Política Cultural
Entre las definiciones ya clásicas de la política cultural podemos citar las siguientes que se complementan:
Se puede  concebir  la política cultural como el conjunto de acciones que realizan diversos agentes para orientar el desarrollo simbólico, satisfacer las necesidades culturales y obtener consenso o disenso sobre un tipo de orden social. Una política cultural no puede ser formulada por un solo agente, así sea éste  el mercado o el Estado o la comunidad autogestionaria.
También  en forma sintética consideramos  que son las oportunidades para actuar en un circuito cultural (producción, circulación y consumo de bienes culturales). Los componentes de este circuito cultural son básicamente cinco. Agentes habituales, medios de producción, medios de circulación, públicos y organizaciones .

Desarrollo sostenible
Una manera seria definirlo como “el proceso que permite que se produzca el desarrollo sin deteriorar o agotar los recursos que lo hacen posible. Este objetivo se logra, generalmente gestionando los recursos de forma que se puedan renovar al mismo ritmo que se emplean, o pasando del uso de un recurso que se genera lentamente a otro que lo hace un ritmo más rápido. De esta forma los recursos podrán seguir manteniendo a las generaciones presentes y futuras”.

Turismo Cultural y Sostenible
Sería “un modelo de desarrollo económico concebido para mejorar la calidad de vida de la comunidad receptora, para facilitar al visitante una experiencia de alta calidad y mantener la calidad del medio ambiente, del que tanto la comunidad anfitriona como los visitantes dependen”.
El Turismo Cultural es un concepto innovador, eminentemente ético, con el que se busca favorecer la paz, la comprensión entre los pueblos y el respeto por el patrimonio cultural y natural y las especificidades identitarias de las comunidades anfitrionas en el marco de los intercambios que se dan al viajar. Desde esta perspectiva, es importante que el turismo se ponga al servicio del bienestar de las poblaciones y contribuya a preservar sus recursos culturales, naturales y se asegure la calidad humana.

El concepto de capital cultural, forjado en los estudios de economía, ha sido utilizado con rigor en el campo de la sociología y en los recientes estudios culturales que enfatizan sus dos formas de presentación: material e inmaterial.
A su vez, la estructura de distribución del capital económico entre los diferentes segmentos de un país y la distribución y acceso de ese capital, lleva a la distinción entre capital cultural de producción y capital cultural de consumo.

El capital cultural es tangible en forma de monumentos, sitios, conjuntos históricos, bienes muebles como pinturas, esculturas, etc. Intangible cuando nos referimos a usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas, junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que le son inherentes, que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural.

Se ha avanzado bastante en la reconocida y valiosa labor de proteger el patrimonio mediante medidas de conservación, reglamentación  o de resguardo en museos; sin embargo se hace patente cada día la necesidad de recrear los significados del patrimonio, a veces a partir del legado histórico y a veces como nueva creación frente a otras condiciones de vida. De ahí el énfasis reciente en el patrimonio vivo, o el patrimonio inmaterial como sustento de la diversidad cultural y como recurso para el turismo.

Pese a lo anterior mantenemos una deuda con el pleno reconocimiento de la dimensión económica del patrimonio cultural y para ello nos parece útil introducir en el debate el concepto de capital cultural como clave para distinguir la noción de capital cultural de activo económico.

Del uso indiscriminado de ambas nociones, se deriva otra de las tensiones presentes en la naturaleza de la gestión del patrimonio por parte de las instituciones turísticas y de las culturales;  las primeras se inclinan por el desarrollo del recurso natural y cultural como producto que requiere estrategias de mercado para su promoción y usufructo y la segunda más orientadas a la conservación e investigación científica.

Ambas motivaciones son necesarias en el marco del turismo cultural
El concepto de capital cultural nos permite trazar un puente entre la cultura y la economía, no como dos esferas autónomas de la vida social, (en sentido estricto la economía y la política son expresiones culturales), sino como método para presentar los fenómenos culturales en sus aspectos esenciales (materiales e inmateriales)  de una manera comprensible tanto para el discurso económico como el discurso cultural.

Para encontrar puntos de encuentro entre los intereses culturales y los intereses económicos, es útil, la noción básica de creación de valor como resultado de un proceso de desarrollo que equilibra el acceso a los bienes y servicios materiales con las necesidades de expresión y reconocimiento, identidad y sentido de la vida  que manifiestan las comunidades creadoras y portadoras de un patrimonio que es necesario conservar.

Esas manifestaciones culturales adoptan en determinado momento el status de patrimonio y es aquí donde la reserva de valor, tanto social y económica para un pueblo o una nación, está en sus expresiones creativas y monumentales.
Capital cultural alude al conjunto de instrumentos de apropiación de los bienes simbólicos, en el plano individual un instrumento para la apropiación de estos bienes simbólicos es la alfabetización y la educación en general. Del lado de la producción, forma parte del capital cultural, los productos o equipamientos necesarios para crear ese bien simbólico, el lienzo para la pintura o el turismo para el patrimonio. De lo anterior podemos deducir que el turismo es una estrategia de apropiación de los sitios, monumentos o expresiones; no existen  recursos turísticos sino recursos naturales y/o culturales que el turismo como estrategia los visibiliza, los pone en valor.

Ahora, la puesta en valor del patrimonio requiere de identificaciones, de indicadores que den cuenta de la existencia de esas valoraciones significativas como activos en su doble naturaleza: económica y cultural y viabilizar así los flujos de capital, donde aparece la dinámica del turismo.

Otro desafío es que estrategia usar para la apropiación y puesta en valor del patrimonio colectivo en las actuales y  nuevas generaciones, como símbolos y huellas de identidad. Estos mecanismos de identificación social (identitarios) y económicos (productivos) deben traducirse en oportunidades de empleo y factor de cohesión social.

Además de ese extraordinario valor, desde hace mucho tiempo se ha reconocido en el patrimonio cultural su condición vulnerable.Por ello debemos trabajar todos los actores sociales a su fortalecimiento.




domingo, 17 de diciembre de 2017

LA CULTURA LATINA AUMENTA EN ESTADOS UNIDOS


LA CULTURA LATINA  AUMENTA EN ESTADOS UNIDOS

El 50% del crecimiento poblacional de Estados Unidos entre 2010 y 2015 proviene de los latinos y los pronósticos del censo indican que la población latina se duplicará en las dos siguientes generaciones. En una población de alrededor de 320 millones, los hispanos de Estados Unidos representan casi un 18%, con 57 millones. Se espera que la población latina continúe creciendo y experimente un crecimiento poblacional del 65% en los próximos 45 años. Para 2060. el 28,6% de la población estadounidense será latina, alcanzando un total de 119 millones de personas, no obstante el descenso de la inmigración y la reducción de la tasa de natalidad. La combinación del crecimiento poblacional latino, por una parte, y el descenso de la población blanca no-latina debido al envejecimiento y las tasas de natalidad más bajas, por otra parte, tendrá como resultado que la población blanca no-hispana pase a representar un 44% para 2060, aportando solo un 17% del total del crecimiento poblacional en ese momento.

La magnitud demográfica de los latinos tiene hoy un decisivo peso político ya que alcanzará este año un número record de latinos que pueden votar. En 2012, el 8,4% de los votantes en la elección presidencial fueron latinos.
Los latinos menores de 55 años son bilingües en su mayoría y dominan más el inglés con cada nueva generación. Actualmente más de 40 millones de latinos mayores de 5 años hablan bien inglés y el 96% de los hispanos menores de 18 son o bien bilingües o angloparlantes. Un 55% de los latinos hablan tanto inglés como español. Esto transforma en una ventaja al bilingüismo para los marketers del mercado general o la cultura mainstream.
Según datos de 2014 de la Oficina de Censo de Estados Unidos, los hablantes de español latinos mayores de 5 años, son 39,3 millones, un 126% más que en 1990. De los latinos que hablan español, un 63% tiene 35 años o más, un 58% más de 18 y solo un 4% menos de 18. Sin embargo, y a pesar del creciente uso del inglés, los mensajes “in-culture” y en español sigeun siendo muy relevantes para las generaciones más jóvenes.
La población latina de Estados Unidos es hoy en su mayoría nativa de ese país, es significativamente más joven y -sin renunciar a mantener fuertes lazos con sus culturas originarias- está transformando la cultura “mainstream” a través de la construcción de una identidad bicultural que es tan estadounidense como de su cultura de origen.
De acuerdo al Centro Nacional de Estadísticas de Educación de EE.UU., las mujeres latinas lideran las tasas de inscripción en la universidad, con un 74% de las que finalizaron estudios secundarios accediendo a ella, por encima de los blancos no hispanos (73%) y los afroamericanos (65%). El mayor nivel educativo impulsa cambios positivos a nivel económicos, como mayores ingresos y gastos hogareños, que se reflejan en los datos económicos del censo.
El año pasado los latinos controlaban 1,3 billones de dólares en poder de compra, lo que significa un aumento de 167% respecto a comienzos del siglo. El poder de compra latino supera por mucho al de las demás minorías de Estados Unidos y se espera que alcance 1,7 billones de dólares para 2020. Además, según la Oficina de Censo, de un total de 27,6 millones de empresas, más de 3 millones tienen propietarios latinos, con los rubros de servicios, construcción y salud entre los más importantes.

jueves, 21 de septiembre de 2017

¿Dónde están los niños?

Este título puede parecer impactante a primera vista, pero ¿acaso no lo es más que los arqueólogos hayan ignorado esta pregunta? Es decir, creemos poder decir –sin que por ello nadie se sienta ofendido- que durante generaciones hemos obviado a un sector de población no sólo numeroso, sino a un grupo en el que radica la supervivencia del grupo y de su cultura misma, ya que es en el mantenimiento y educación de la infancia en dónde debemos buscar la continuidad o el cambio social.

La respuesta a nuestra pregunta inicial hemos creído encontrarla –una vez más- en dos hechos: Primero, un sesgo propio de la construcción histórica. O dicho de otra forma, la historia ha sido escrita por y para hombres, estudiando tan sólo la esfera pública considerada como superior y resueltamente irreconciliable con la privada o doméstica, haciendo excepciones en lo que atañe a biografías y los relatos de cortes. Segundo, la trasposición de valores, e incluso sentimientos, actuales-occidentales a las sociedades del pasado.
En este sentido, no podemos ver a la infancia como seres pasivos. La infancia es un periodo de tiempo -que llega hasta la pubertad- en la cual el niño o la niña aprenden cómo relacionarse con el mundo que les rodea. Por lo tanto,  desempeñan un rol –cualquiera que éste sea- en la vida familiar, fundamentalmente primero como seres dependientes y después como actores –principales o secundarios- de las diversas actividades de producción y mantenimiento de la estructura familiar, actividades que aprenden en principio mediante la emulación por el juego y que luego pasan progresivamente a desempeñar de forma activa, para irse integrando en el mundo de los adultos, en general a edades mucho más tempranas a lo que hoy en día estamos acostumbrados.
Éste es un proceso completamente diferente según las sociedades, pero lo que sí parece común es que los niños, una vez pasado un período de reconocimiento y/o aceptación –diferente según las sociedades- van logrando un acercamiento al mundo de los adultos por diversos motivos: como méritos propios –de la índole que sean, como por ejemplo el afecto que despiertan en su núcleo o incluso el haber vivido el tiempo suficiente- , religiosos –los infantes alcanzan una conciliación con los adultos tras la realización de los llamados ritos de paso, ejemplos de estos son el bautismo mediante el que se exorciza el diablo interior u otras ceremonias religiosas como el bar mitzva judío por el cual los niños pasan a ser hombres-, económicos –necesidad de integrarlos en las redes de trabajo para la supervivencia de la familia,  bien sea dentro de la misma o bien fuera como servidores de otras o incluso integrarlos en la vida monacal-, se trata este de un condicionante que se mantiene en la actualidad, y también familiares –en las que la posición social de la familia se reflejaría en el infante-. En definitiva, la posición adquirida por el niño o la niña tanto dentro de la familia como de su comunidad quedará plasmada a la hora del enterramiento.
Asimismo, a pesar de las citadas generalizaciones, no hay que pasar por alto que la situación de la infancia no es universal, sino que depende de factores culturales, sociales, familiares y, por último, individuales.
A la invisibilización de la infancia se la comenzó a poner fin en la década de los cincuenta, primero desde la psicología con Sigmund Freud y la importancia dada a las experiencias vividas durante la infancia, y desde la antropología cultural después. Sembrando prácticamente en paralelo al concepto del género la noción de infancia como construcción cultural, con base biológica, con roles, actividades y conductas propias.
En cuanto a la arqueología, hasta los años 80 apenas se recogen escasas referencias, teóricas o metodológicas, en relación a la infancia. El estudio empezó centrándose fundamentalmente en época históricas en relación a la producción de material arqueológico como los objetos de pequeño tamaño o los juguetes en contextos históricos con un importante apoyo de los estudios experimentales y etno arqueológicos. De esta forma, los arqueólogos empezamos a reconsiderar el tópico de la infancia como imperceptible para el registro arqueológico.
Llegados a este punto ya sabemos la importancia de visualizar la infancia a través de la Arqueología, pero ¿cómo era ser niño en el pasado? ¿Cómo se relacionaba con ellos su entorno y viceversa?  ¿Qué actividades desempeñaban? ¿Hasta qué edad se consideraba una persona perteneciente a este grupo de edad? y finalmente ¿Cómo se plasmaba todo esto a la hora de la muerte?

martes, 19 de septiembre de 2017

La resistencia a los antibióticos .


La resistencia a los antibióticos es algo que cada vez afecta a más personas, tanto así que desde 2015 la OMS dedica una semana a la concientización del uso de los antibióticos.
Hace unos meses, medios de todo el mundo reportaron el caso de un paciente estadounidense infectado por una bacteria resistente a uno de los antibióticos más poderosos que existen. ¿La causa? Una mutación genética de la bacteria.

El caso sirvió para poner en la agenda el tema y la posibilidad de vivir en un mundo post antibióticos, y aunque los avances científicos van lentos hacia posibilidades que permitan curar infecciones desde la genética por ejemplo, el camino es largo y el panorama sin antibióticos bien podría ser apocalíptico.
Y es que la resistencia a los antibióticos es algo que cada vez afecta a más personas, tanto así que desde 2015 la OMS dedica una semana a la concientización del uso de los antibióticos, pues se ha demostrado que la mala utilización y administración de estos medicamentos es una de las causas de que las bacterias se vuelvan resistentes.
¿Qué enfoques se le puede dar al tema para una historia periodística? A continuación algunas ideas y fuentes que se pueden consultar.
Guía práctica para usar bien los antibióticos: La OMS tiene toda la información sobre el uso correcto de los medicamentos y una lista de buenas prácticas: desde no interrumpir un tratamiento, hasta no automedicarse. 
El Programa de Vigilancia antimicrobiana: ¿Sabía usted que existe un programa mundial que insta a hospitales a recopilar información sobre agentes patógenos resistentes a los antibióticos? La mayoría de los países de América Latina participan, interesante indagar en los resultados de los países.
¿Qué efecto tiene el uso preventivo de antibióticos en ganadería y agricultura?: La resistencia a los antibióticos vienen incluso por lo que comemos, y no es un discurso vegano o naturalista de los que también hay que cuidarse. 

lunes, 18 de septiembre de 2017

LA INSEGURIDAD ES UN NEGOCIO MONTADO Y DEFENDIDO EN LAS CALLES.

Hace poco más de un mes, varios activistas sociales que trabajan en asentamientos me conmovieron con la afirmación  que alertaba sobre una realidad que los activistas que trabajan en los asentamientos vienen denunciando desde hace años: la droga, en los asentamientos, está despenalizada de hecho. Este comentario, ciertamente más valioso y real que los diagnósticos oficiales que realizan algunos funcionarios desde sus despachos, pone los puntos sobre las íes en el tema que más preocupa por estos días a los uruguayos: la inseguridad.

"El problema no es el asentamiento, sino el narcotráfico".El problema es que el asentamiento funciona como una zona liberada donde se pueden portar o consumir drogas sin que intervenga la fuerza pública. El problema es que el asentamiento es un espacio seguro para los traficantes, que saben que el Estado, no entra en el asentamiento.
Y tienen razón. Los asentamientos son, en realidad, el territorio sometido por los narcotraficantes, que, con absoluta impunidad, instalan "cocinas" (verdaderos laboratorios) de pasta base en los barrios populares e involucran a cientos de personas en la distribución y el consumo de drogas. De pasta base,principalmente.
En los asentamientos de la ciudad y la periferia de Montevideo, el poder devastador del residuo de la pasta base de cocaína (pasta base) hace estragos. Actualmente, el 70% de los jóvenes que viven en los asentamientos consumen pasta base. La cifra es admitida por las madres que luchan para que la droga y el delito no se lleven a sus hijos. Mucho más barata que otras drogas (se puede conseguir una dosis por unos pocos pesos), la pasta base desplazó a la marihuana como droga de inicio y se consume a edades cada vez más tempranas. la pasta base va de la mano de la pobreza y de la desesperanza.



Allí donde falta futuro,la pasta base  gana traficantes y adictos. Y la droga se convierte en moneda de cambio entre delincuentes, que roban (y matan) para obtenerla. Comienzan vendiendo sus útiles escolares y su ropa, siguen con los de sus hermanos, con la plancha o el reloj de la madre. Cuando llegan al delito, ya habían comenzado a vender su propio cuerpo. El resultado es innegable: a mayor consumo de drogas, más aumento de la inseguridad.



El narcotráfico es el gran problema de la inseguridad  y la inseguridad nuestra de cada día es el resultado de la consolidación del tráfico ilegal de drogas en Uruguay, el país que las organizaciones internacionales han elegido por la laxitud de sus controles y la complicidad de sus funcionarios. El país con fronteras descuidadas y cuyo territorio sólo se encuentra radarizado en un bajo porcentaje, facilita la entrada y salida de vuelos clandestinos. Ahora bien: para operar y extenderse, el narcotráfico ha contado, indudablemente, con la protección del poder.
Si las organizaciones criminales vinculadas al narcotráfico operan con tanta impunidad y nos ganan la batalla es porque la corrupción política lo permite y lo posibilita.
La inseguridad no es una sensación, como dicen quienes niegan lo evidente. Es el resultado de una trama mafiosa que combina delito, droga y política y que padecemos todos los que andamos por la calle sin guardaespaldas.
Pero lo cierto es que, para un sector de la política, acabar con la inseguridad no es negocio. Y si no hay voluntad para terminar con el delito es porque se tocan negocios e intereses. Si falta transparencia en el Gobierno, si la Justicia no puede actuar de manera independiente, si los politicos miran para otro lado o esconden sus responsabilidades culpando a los menores, la inseguridad no se supera.
Hay que combatir los circuitos del financiamiento ilegal y control de las fuerzas de seguridad. Hay que transparentar la política para poder transparentar la policía. Sólo entonces tendremos seguridad.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Por Siempre Pablo.

Ricardo Eliezer Neftalí Reyes Basoalto nace en Parral el 12 de julio de 1904. Hijo de don José del Carmen Reyes, de ojos azules muy lindos, dicen, socarrón, la misma risa de Pablo, agricultor de viñedos, trabajador de los diques de Talcahuano y ferroviario en Temuco. La madre, doña Rosa Neftalí Basoalto Opazo, de quien el niño hereda el nombre, era profesora en Parral. Se casa de treinta y ocho años y muere de treinta y nueve, consumida por la tuberculosis, al mes de nacer el hijo, como destinada a cumplir su misión y morir.
"Cuando nací mi madre se moría";   "Madre, he llegado tarde para besarte / para que con tus manos me bendigas", dirá el niño en sus primeros poemas, buscando la imagen de la madre que sólo conoce a través de una vieja fotografía encontrada en un baúl de los Mason, sus vecinos de Temuco. "Era una señora vestida de negro, delgada y pensativa. Me han dicho que escribía versos, pero nuncal los vi, sino aquel hermoso retrato".

El Primer Poema

El padre se casa en segundas nupcias con doña Trinidad Candia Marverde. Era diligente y dulce, tenía sentido del humor campesino, una bondad activa e infatigable. No puede nombrarla madrastra. Ella es su "Mamadre": "Mi boca tiembla para definirte/ porque apenas/ abrí el entendimiento/ vi la bondad vestida de pobre trapo oscuro". También ahora pertenecen a este nuevo hogar sus hermanos Laurita y Rodolfo. Atrás quedó Parral como recuerdo vago, blanco y polvoriento. Es Temuco, su geografía: lluvias, bosques, madera, pájaros, insectos cogidos por los ojos hacia el arca de su curiosidad desmedida. Y son de Temuco las tiendas identificadas con objetos inmensos: zapatos, serruchos, caballos, llaves, olletas para los que no saben leer. Ciudad de incendios, las casas de madera no están preparadas para el verano. Allí entra al Liceo, sus compañeros de apellidos extranjeros "iguales entre los Aracenas y los Ramírez y los Reyes, brillaban con luz oscura los apellidos araucanos olorosos a madera y agua: Melivilus, Catrileos." Y los primeros amores, "los purísimos", ls primeras lecturas: Buffalo Bill, Salgari, y la señora que llegó de las regiones australes con vestidos muy largos y zapatos de taco bajo. Era la nueva directora del Liceo de Niñas...se llamaba Gabriela Mistral. De allí también nace el primer poema "habiendo apenas aprendido a escribir sentí una vez una intensa emoción y tracé unas cuantas palabras semirrimadas, pero extrañas a mí, diferentes del lenguaje diario. Las puse en limpio en un papel, preos de una ansiedad profunda, d un sentimiento hasta entonces desconocido, especie de angustia y tristeza...completamente incapaz de juzgar mi primera producción, se la llevé a mis padres...Les alargué el papel con las líneas, tembloroso aún con la primera visita de la inspiración. Mi padre, distraídamente  lo tomó en sus manos, distraídamente lo leyó, distraídamente me lo devolvió, diciéndome: ¿De dónde lo copiaste?."
El padre quiere para su hijo una carrera dignísima para que se gane la vida. Que sea profesor. La poesía no cabe en su mundo. El muchacho cambia su nombre para poder publicar en diarios y revistas. Renuncia a la herencia de su madre, de Neftalí se va a "Pablo" por le gusta el sonido y "Neruda", tomado del poeta checo Jan Neruda.
Un día el muchacho de tierras adentro conoce el mar: "cuando  estuve por primera vez frente al océano quede sobrecogido. Allí entre dos grandes cerros (el Huilque y el Maule) se desarrollaba la furia del mar. No era sólo las inmensas olas nevadas que se levantaban a muchos metros de altura sobre nuestras cabezas, sino un estruendo de corazón colosal, la palpitación del universo".
Desde entonces el mar es su obsesión. El grumete recoge las olas, la espuma, las costas, caracolas marinas, peces que van cayendo en el continente de su arca. Ya sus cuadernos están llenos de poemas que guarda celosamente su hermana Laura. Algunos arrancan de sus páginas y asoman tímidos en el diario "La Mañana" de Temucho; "Corre-Vuela" (Santiago); "Siembra" (Valparaíso); "Revista Cultural" (Valdivia); "Asteroides" (Cauquenes); "Ratos Ilustrados" (Chillán); "Selva Austral" (Temuco).

El Tren Nocturno
Y llega el momento de dejar la casa paterna con la cabeza "llena de libros, de sueños y de poemas que zumbaban como abejas...con el indispensable traje negro de poeta, delgadísimo y afilado como un cuchillo, entré en la tercera clase del tren nocturno que tardaba un día y una noche interminables en llegar a Santiago". La mano del padre lo despide en la estación como empujándolo a un destino en el magisterio, mientras él se ve conquistando la capital literaria.
En Santiago, divide su vida entre el Pedagógico de la Universidad de Chile donde se nutre de la cultura, se relaciona con intelectuales, con poetas y semipoetas, y su otra vida, su otra realidad de muchacho provinciano pobre, de penurias y hambre. En una pensión de la calle Maruri, desde los crepúsculos hasta los amaneceres, comienza a estructurar su primer libro. Mira por el balcón "el cielo embanderado de verde y carmín, la desolación de los techos suburbanos amenazados por el incendio del cielo".

La Bohemia
En las noches se reúnen los poetas en largas conversaciones enredadas en versos hasta la madrugada. Del frío se defiende con una capa que ferrocarriles proveía a su padre, "de grueso paño gris. Yo la destiné a la poesía". Implanta la moda y todos la usan. Los estudios se postergan y las horas son ocupadas escribiendo poemas en su pobre habitación. Se acerca a la Federación de Estudiantes; la capital le aporta amigos: Alberto Rojas Giménez, Romeo Murga, Tomás Lago, Orlando Oyarzún y tantos otros. El Pedagógico lo presenta a "Marisombra", la sensual niña de la "boina fris", inspiradora de parte del libro en que trabaja. Gana el Primer Premio del concurso de los Juegos Florares por su poema "Canción de la Fiesta". Termina su libreo junto a poemas de intensa desolación ( "Farewell", "El Castillo Maldito", "Tengo Miedo") hay otros de generosa actitud social con la confianza en la palabra poética como transformadora de la realidad. Se publica con el nombre de "Crepusculario" en 1923 cuando Pablo Neruda cuenta con apenas diecinueve años, pero ya el futuro capitán echa a andar las usinas de su barco. Siente que la costas de "Crepusculario" está quedando atrás y se columbran adelante "El Hondero Entusiasta", los "Veinte Poemas de Amor", "Tentativa del Hombre Infinito" y tantos otros...Pero eso forma parte de otra etapa.

martes, 8 de agosto de 2017

Democracia cortoplacista.

Vivimos en la era del gusto por las decisiones discrecionales, en el universo de los cotos reservados, en el auge de la patrimonialización de la política, en la expansión de las desigualdades múltiples y en los desafíos del cambio climático. La mejor respuesta a estos problemas estructurales se perfila en las políticas de largo plazo, de gran alcance, para gestionar los graves obstáculos del presente que se prolongan en el futuro.

Los problemas de miles de uruguayos no pueden resolverse sólo con políticas de la inmediatez, de corto plazo. La democracia cortoplacista retarda las soluciones de fondo. Es la que tenemos desde hace más de treinta años.La distancia representativa entre gobernantes y gobernados se agudiza cuando no funciona el símbolo y la acción del buen gobierno. Su responsabilidad es hacer lo necesario para crecer gestionando los asuntos comunes.
La reconfiguración del sistema político por el que atraviesa el pais desde que se genero el fenomeno Partido de la Gente es un asunto público que alude a pensar acuerdos con escalas temporales más amplias. La política del poder estatal no puede quedar sometida a ningún tipo de intimidación de las corporaciones ni a la invocación de la fatalidad. El Estado y los ciudadanos se tienen que hacer cargo de sus actos y de la buena marcha de las instituciones, para constituir todavía con más fuerza las instancias políticas ante las cuales los dirigentes deberían ser llamados a rendir cuenta.
La blandura del poder judicial, la opacidad y lentitud de sus resoluciones, plantean las cosas en el plano de la responsabilidad jerárquica estatal y en las sospechas de culpas de desgobierno. Aunque sea archisabido, conviene decirlo una vez más, el poder judicial es el poder del Estado que administra justicia en la sociedad, razón crucial por la que no puede escapar de sus responsabilidades.
En la competencia electoral de estos días asoman programas desprovistos de una ética reformista, con escasas diferenciaciones políticas e ideológicas, que adoptan de más en más tácticas en función de cálculos electorales. La escala temporal del largo plazo está muy condicionada por las votaciones frecuentes que aleja a los gobernantes de las políticas de gran alcance.
Las razones del malestar de los ciudadanos son estructurales, razones que calan a fondo sus vidas, y que no pueden ser resueltas definitivamente por un patrón coyuntural de la actividad socio-económica. 
Hay que complejizar a la democracia, innovar la representación, e ir más allá de las elecciones como forma de distribución del poder.
El horizonte de ideas se encoge cuando ya no se piensa en alternativas estratégicas, lo que adelgaza, por tanto, la sustancia democrática. El tema en cuestión es saber si el Estado puede combinar con éxito, a través de sus políticas públicas, los dos caminos necesarios, a veces contrarios, para encausar la decadencia y satisfacer las expectativas de beneficios de corto plazo.
¿Cómo trascender la democracia electiva y marchar hacia el buen gobierno? Numerosas respuestas han puesto el foco en el sorteo político como un modo de enriquecer a la democracia electiva y ampliar las bases de toma de decisiones. La democracia republicana, siempre abierta a las innovaciones y a la actuación autónoma de los ciudadanos, debe evitar que un abultado cronograma  condicione los asuntos públicos en aras del interés general.

EL TURISMO Y LA CULTURA

El Turismo y La Cultura.                                                         Un punto de partida fundamental para la construcción d...